martes, 20 de marzo de 2018

"Sacerdote de Dios"


Sí, será sacerdote de Dios.

Y llegó el momento, el gran día. Su anhelo íntimo se hizo realidad.

Era el 20 de marzo de 1858, Sábado de Pasión.

El obispo D. Antonio Palau lo consagró.

Tenía 24 años. Era un buen discípulo del mejor MAESTRO: Jesucristo. a Él había consagrado todo su tiempo, toda su atención y todo su amor. 

Se había preparado para este acontecimiento extraordinario de su historia, con una vida sencilla y austera. Era un buen administrador de los dones recibidos.

 Estaba abandonado completamente a AQUEL que le había elegido. su corazón estaba rendido a la GRACIA  y el AMOR recibidos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario